Edgar A. Poe, descansa en paz

07. octubre 2016 Diary 0
Edgar A. Poe, descansa en paz

Hoy hace exactamente 167 años la vida de Edgar Allan Poe llegó a su trágico final, y con tan solo 40 años mal vividos la muerte le tendió la mano y lo acogió bajo su gélido abrazo.

No me cabe duda de que se lo llevó demasiado pronto, con 40 años aun se es muy joven para morir. Pero de algún modo él siempre llevó a la muerte de la mano, la muerte siempre estuvo a su lado inspirando la más profunda melancolía sobre su roto corazón, impulsándole a crear muchas de las más fascinantes historias, en relatos y poemas, que jamás se han escrito y posiblemente se escribirán. La muerte y la belleza marcaron fuertemente su vida al igual que su obra, donde se convirtieron en una sola cosa, donde la muerte y la belleza se tornan dos caras de una misma moneda.

Quizás 40 años ya eran suficientes para él y por eso la muerte, su más querida amiga, fue a buscarlo; quizás la muerte ansiaba mecerlo en su regazo y no pudo esperar más; quizás la muerte se compadeció de él y decidió terminar con su sufrimiento.

Lo único que no consigo sacarme de al cabeza es todo lo que podría haber escrito si hubiera vivido unos años más.

Pero lo cierto es que, en solo 40 años de vida, consiguió algo que muy pocos conseguirán jamás. No solo dejó tras de si una admirable obra literaria, no solo creó una nueva forma de escribir, una nueva forma de ver el mundo, también sirvió de referente y fuente de inspiración para cientos de escritores. El poeta francés Charles Baudelaire, los escritores alemanes Nietzsche, Rilke y Kafka y los británicos Oscar Wilde y Arthur Conan Doyle, entre otros, fueron admiradores suyos y se basaron en su obra para componer la propia. Por no hablar del gran número de escritores noveles (entre los que me incluyo) que nos hemos visto fascinados por su obra, trasladados a distintos lugares con cada lectura, inspirados a crear y a seguir luchando en pos de un sueño al igual que hizo él.

Lo cierto es que a lo largo de la historia siempre ha habido genios en distintos campos, genios que tenían una forma muy distinta de ver el mundo, una forma distinta de percibir la belleza y expresarla, genios que fueron incomprendidos por sus coetáneos y que no tuvieron más remedio que subsistir con lo mínimo, porque a pesar de las adversidades siguieron peleando por cumplir sus sueños. Esto le pasó a Edgar A. Poe y yo solo esperó que ahora, esté donde esté, sea capaz de ver que lo consiguió, que su lucha no fue en vano, solo espero que en la muerte encontrara la paz que no consiguió hallar en vida.

 

Edgar A. Poe 19 de enero de 1809 – 7 de octubre de 1849

 

7


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.