Fragmentos

Fragmentos

Me desperté de nuevo aquella noche, me desperté alterada y confundida, me desperté sin ser capaz de distinguir entre sueño y realidad.

Por un instante pensé que era lo mismo de siempre, que ese extraño sueño que estaba teniendo me había alterado lo suficiente como para hacerme recuperar la consciencia, pero esa vez sentía que algo era diferente.

Aquel sueño no era una simple fantasía ideada por lo más profundo de mi subconsciente; aquel sueño había sido demasiado real, demasiado vívido como para ser un mero producto de mi imaginación. Los restos que aquel sueño había dejado en mi memoria no eran las características imágenes borrosas que se nos quedan grabadas en la mente justo tras despertar, para luego olvidarlas poco a poco. Esa vez era capaz de recordarlo todo, de revivirlo todo; era capaz de ver las imágenes repetidas en mi mente, era capaz de identificar los olores que ese misterioso sueño me había evocado, era capaz de sentir aquella incómoda sensación de libertad y, al mismo tiempo, desasosiego que el sueño me había infundido.

No, aquello no había sido un simple sueño, no podía serlo. Aquello parecía ser un recuerdo, un preciado recuerdo olvidado, almacenado en lo más profundo de mi mente. Aquello parecía ser un recuerdo al que debía de haberme apegado muy intensamente, pues desde que me había despertado no había conseguido dejar de llorar.

Aquel camino hacia lo más profundo del bosque, aquellos verdes árboles que parecían esconder mi destino y esa oculta y antigua puerta de piedra que nunca antes había visto y que, sin embargo, me resultaba aterradoramente familiar. Aquella entrada oscura hacia lo desconocido, aquel negro abismo que se abría ante mi y me llamaba a abrazarlo, a entregarme a él. Todo eso ya lo había visto antes, y no solo en mis sueños.

Aquello no había sido un sueño, aquello había sido un fragmento. Un fragmento de mi memoria, pero no de mi vida actual, quizás un fragmento de una vida pasada, una vida lejana, o quizás un fragmento de una vida que aun estaba por llegar.

 

DSC_0589

 

DSC_0535


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.