A Darker Shade of Magic

A Darker Shade of Magic

Estando en Cork compré un gran número de libros. Había encontrado una librería donde mis tan adorados clásicos se vendía por 3 – 4 € y claro, eso no lo podía dejar escapar.

Una de tantas tardes que pasé inmersa en las grandes estanterías de la librería encontré tres libros que me llamaron mucho la atención. Tenía muy claro lo que quería comprar esa vez, pero por algún motivo esos tres libros nublaron todos mis sentidos y allí, puestos en la estantería parecían estar llamando a gritos mi nombre suplicándome que los comprara. No había oído hablar de ellos, no tenía ni idea de qué trataban y, sin embargo me acerqué y los cogí. No cogí solo el primero de la trilogía, no, los cogí los tres y, sin pararme a pensar ni un solo segundo más, me dirigí a la caja y los compré. No se si fue el diseño de las portadas con esas ilustraciones vectoriales en los tres colores que más uso o si fue la magia que, sin lugar a dudas, desprendía, pero lo cierto es que los compré los tres. Los compré sin conocerlos, sin saber si me iban a gustar.

Se que parece una locura, una muy mala idea, pero no lo fue. Fue la mejor decisión que había tomado en mucho tiempo, pues los libros parecían estar hechos para mi.

 

A Darker Shade of Magic es una serie de libros escrita por V. E. Schwab y formada por tres volúmenes:

  • A Darker Shade of Magic
  • A Gathering of Shadows
  • A Conjuring of Light

La trilogía gira en torno a la historia de Kell, uno de los últimos “Viajeros”, un tipo extraño de magos que son capaces de viajar entre universos paralelos.

Hay cuatro universos distintos, pero todos ellos tienen algo en común, la ciudad de Londres. Está el Londres Gris, un mundo sucio y aburrido que carece de magia; el Londres Rojo, un mundo donde la vida y la magia son reverenciadas; el Londres Blanco, un mundo donde la gente lucha para controlar la magia y la magia lucha de vuelta, drenando la ciudad hasta los huesos; y una vez hubo un Londres Negro, pero ya nadie habla de eso.

A lo largo de los tres libros Kell tendrá que lucha por mantener su mundo a salvo de perecer del mismo modo que sucedió con el Londres Negro.

 

Es una trilogía que combina fantasía, magia, aventura y piratas, ¿cómo no me iba a gustar?

Pero hay algo más, algo que ha influido muchísimo en la forma en que me ha apasionado la historia.

Delilah Bard, “Lila”. Uno de los personajes principales más importantes de la historia. Ella ha sido el motivo por el que no podía dejar de leer, porque jamás en toda mi vida me había identificado tanto con un personaje ficticio. Jamás había pensado “ella y yo podríamos haber sido muy buenas amigas” o “podríamos incluso haber sido hermanas” o incluso “esa podría ser yo”.

 

 

Lila, esa extraña chica que vaga sin rumbo pues no desea atarse a nada ni a nadie; esa chica que anhela y desea la libertad; esa chica que se vale por si sola y no necesita a nadie más para sobrevivir; esa chica que siempre está dispuesta a buscar y vivir aventuras; esa chica que va saltando de un problema en otro y que es movida por malas ideas; esa chica que necesita sentir el riesgo de la muerte para recordar que sigue viva; esa chica que me recuerda tanto a mi.

Esa sensación ha sido algo mágico porque al identificarte de semejante manera con un personaje te metes muchísimo más en el libro y, más que una historia que lees, se convierte en una historia que vives.

Después de todo creo que este es el motivo por el cual me he sentido tan vacía al terminar la trilogía, porque he sentido como si mi propia historia se acabase a la vez.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.