Ángel terrible, ángel de muerte

03. agosto 2017 Writing 2
Ángel terrible, ángel de muerte

¿Qué sentido tiene esta vida?

¿Qué sentido tiene existir cuando ni la esperanza te sostiene ya?

¿Qué sentido tiene vagar por esta existencia cual alma en pena? Perdido, torturado, desesperado.

¿Qué sentido tiene formar parte de una realidad que se te escapa de entre los dedos, que ante tus ojos es tan borrosa e irreal que bien podría ser una fantasía fatal?

 

Oh! Pero que cruel es al llegar la noche no ser capaz de descansar, no ser capaz de cerrar los ojos y al mundo de los sueños llegar, a ese mundo en el que, incluso lo más absurdo, parece de verdad.

No, en lugar de eso vagar errabundo en la oscuridad sin saber a donde tus pasos te puedan llevar. Vagar sin destino y vagar sin final, hasta que con la luz del sol la tortura vuelva a comenzar.

 

Pero esa noche algo era diferente, esa noche caminaba ante los ojos de la muerte. Y sin darse cuenta sus pasos le fueron a llevar hasta aquellas ruinas de las que nadie regresa jamás. La gran puerta se alzó al frente e, incluso antes de entrar, sintió el aliento de la muerte.

No temía, no temblaba, ¿qué tenía que temer cuando en vida muerto estaba?

 

Aquel lugar siniestro tenía un aura especial. Sus grandes torres fortificadas, sus rosetones y vidrieras en perfecto estado y que lo hacían brillar con una luz mística, la sensación de ser un lugar sagrado mucho tiempo atrás profanado. Todo aquello era único y, en cierto modo, sobrenatural.

 

 

 

Pero había algo más algo que le advertía de su funesto final, pues rompiendo el profundo silencio de la noche, un órgano empezó a sonar. Y poco a poco su melodía fantasmal entonó implacable la mórbida sinfonía de un réquiem mortal.

 

 

Era su hora, lo podía asegurar, y bajando del cielo vio llegar al ángel terrible, al ángel fatal, al ángel que su vida iba a segar.

El ángel fue infalible, el ángel fue certero. El ángel separo de su cuerpo inerte su alma en vuelo.

 

 

Frío, oscuridad y muerte, nada más lo volvió a perturbar. Y, con la luz del sol, la tortura cíclica y eterna no lo pudo alcanzar.


Opiniones2

  • 1
    Ernes on 03 de agosto de 2017 Responder

    Genial, sencillamente genial!!!!
    Además hasta tiene rima ¿lo pretendías o ha salido así?

    • 2
      moonlight lady on 03 de agosto de 2017 Responder

      La verdad es que sí lo estaba intentando!
      Aunque he de admitir que tampoco me he calentado mucho la cabeza si alguna frase no rimaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.