En la lluvia

30. agosto 2017 Writing 1
En la lluvia

Volvía a llover y la ciudad parecía paralizarse de nuevo. Los coches abarrotaban las oscuras calles, las personas se agolpaban bajo las repisas y dentro de las tiendas. Cuan curiosa es la forma en que un par de gotas de agua pueden hacer entrar en caos a una ciudad entera.

Ella estaba sentada junto a su ventana con un libro cerrado sobre su regazo. Su mirada perdida se fijaba en el horizonte, en las espesas y oscuras nubes de tormenta que lo habían engullido todo en su interior, pero no las veía pues miraba sin ver.

Había algo en la lluvia, había algo en esos días grises y oscuros que los hacía profundamente especiales para ella. Y es que la lluvia le hacía sentir bien, le hacía sentirse a gusto en esas largas tardes melancólicas acompaña por el dulce sonido del agua al caer.

Al fin y al cabo, en esas tardes lluviosas las calles quedaban desiertas y el silencio engullía el bullicio propio de la ciudad; en esas tardes lluviosas no se sentía sola, no se sentía triste; en esas tardes lluviosas sentía que era parte de algo más, que toda la Tierra se sentía igual que ella y compartía sus pensamientos y emociones.

Esas tardes lluviosas sacaban lo mejor de ella aunque no hiciese nada más que quedarse sentada en silencio junto a la ventana viendo el agua caer.


Opiniones1

  • 1
    Chelo on 30 de agosto de 2017 Responder

    👏👏👏👏👏👏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.