Viaje exprés a Madrid

Viaje exprés a Madrid

Como dije en la entrada anterior, tener vacaciones era algo que no entraba en mis planes. Con eso en mente, Jon y yo decidimos ir a pasar un fin de semana a Madrid; con el AVE se llega en seguida por lo que no era una idea disparatada.

Pues bien, ese viernes salgo del trabajo ya cargada con todos mis “bártulos” y directa al centro que voy para comer y coger el tren. Alguna vez había hecho un trayecto corto en tren, pero lo del AVE es algo completamente diferente!

Ese día llegamos por la tarde y, después de ir a dejar las cosas, salimos a dar una vuelta por el centro, cerca de la zona del palacio real, donde descubrí que es cierto lo que se dice del cielo de Madrid.

 

 

Después de un pequeño paseo y de un par de fotos nocturnas nos fuimos a tomar el mejor vermut que he probado nunca y de ahí a cenar y  descansar, pues el sábado iba a ser un día intenso.

 

 

El sábado salimos temprano para aprovechar bien el día. Tras desayunar en el centro dimos una vuelta por los mismos lugares que habíamos visitado la noche anterior, pero esta vez bajo la luz del sol.

 

 

Entorno a las 11 de la mañana asistimos a una visita guiada por el Teatro Real, donde no solo vimos las salas que están abiertas al público, sino también algunas zonas privadas. Fue una lástima que el escenario estuviera con reparaciones, pues de nos ser así seguramente podríamos haber visto muchas más cosas.

 

 

Después, ya cansados de estar dos horas de pie dentro del teatro, nos fuimos a comer a un restaurante vegetariano cuyo nombre no recuerdo. He de admitir que ni tenía el mejor aspecto posible, de hecho asustaba un poco entrar, pero la comida fue una autentica delicia.

Ya con el estomago lleno y un poco más descansados salimos camino al Museo del Prado, donde estuvimos otras dos horas de plantón. Yo encantada, pero me temo que Jon acabó un poquito arto.

Por desgracia en el museo no se podía grabar ni hacer fotos, así que no tengo nada que enseñaros. Aun así he de decir que “El Jardín de las Delicias” de El Bosco es muchísimo más impresionante de lo que había llegado a imaginarme viendo solamente fotos. Cuando acabamos nuestra breve visita por el museo insistí para que volviéramos sobre nuestros pasos para verlo otra vez.

El día no acabó después de esto, fuimos a dar un pequeño paseo por el Parque del Retiro y así sentarnos un rato en un entorno agradable a descansar y tomar algo. Es genial que haya lugares así en el centro de las ciudades. Un lago con barcos, el Palacio de Cristal, La Estatua del Ángel Caído y un montón de patitos!

 

 

Supongo que imaginareis que al final del día estábamos exhaustos y caímos muertos nada más tocar la almohada.

El día siguiente dormimos hasta más tarde, realmente nos hacía falta. Dimos una vuelta por el Matadero, un centro de creación contemporánea donde hay exposiciones y lugares de trabajo, pero que también estaba medio vacío por vacaciones; dimos un pequeño paseo por otro parque; y comimos en otro restaurante vegetariano, esta vez uno de verdadero lujo.

 

 

Agotados llegamos al tren ya de vuelta a casa, listos para preparar las cosas para nuestro viaje a Bilbao.

 


Opiniones5

  • 1
    Lau on 05 de septiembre de 2018 Responder

    Impresionante! Una lástima que estuvierais tan poco tiempo

    • 2
      moonlight lady on 05 de septiembre de 2018 Responder

      Pues sí, pero fue improvisado y no pudimos hacer nada para alargarlo… A la próxima más y mejor!

      • 3
        Lau on 05 de septiembre de 2018 Responder

        Está bien dejarse un par de cosas, así te obligas a volver!!!

  • 4
    Ro on 04 de septiembre de 2018 Responder

    It really looks like an intense weekend! Wish I could go there someday…

    • 5
      moonlight lady on 04 de septiembre de 2018 Responder

      Well, it was! Madrid is definitely worth it, but plan your trip so that you can see many other wonderful places in Spain 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.