El día que pudo alcanzarnos un rayo

11. julio 2019 Diario 0
El día que pudo alcanzarnos un rayo

El fin de semana pasado tuvimos en Valencia una de las clásicas tormentas de verano: mucho bochorno, mucha lluvia y tormenta eléctrica. Además fue una de esas tormentas que te engañan y que no hacen ni caso a las predicciones meteorológicas.

Teníamos la idea de ir a Olocau a ver las ruinas Íberas el sábado, pero daban lluvias (no llovió) así que lo dejamos para el domingo, que no daban tormenta (llovió, granizó y cayeron rayos y centellas).

 

 

El viaje de ida fue bastante calmado, el cielo estaba encapotado pero no había predicción de lluvia. Subimos haciendo frente al insoportable bochorno, pero una vez arriba decidimos bajar corriendo.

Fue bastante impactante ver como la electricidad del ambiente era tan fuerte que afectaba a nuestro pelo. Parecía que fuera a caer un rayo en cualquier momento, no es de extrañar que nos asustásemos.

De todas formas fue una mini-escapada muy necesaria aunque escabrosa y que no hubiera sol fue un puntazo a favor del plan. A la próxima intentaremos evitar el peligro de los rayos!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.