Los fantasmas favoritos de Roald Dahl

Los fantasmas favoritos de Roald Dahl

Roald Dahl fue un famoso escritor Gales especializado en cuentos tanto para niños como para adultos. Entre sus obras destacan títulos tan famosos como Charlie y la fábrica de chocolate, James y el melocotón gigante o Matilda.

Pero el libro del que vengo a hablaros no lo escribió él, sino que se encargó de confeccionarlo y editarlo. Este libro es una recopilación de sus historias de fantasmas favoritas.

En 1958 tuvo la idea de hacer una serie de televisión basada exclusivamente en historias de fantasmas que, por desgracia  nunca llegó a llevarse a cabo. Con motivo de esto Roald Dahl acabó leyendo más de 500 historias de fantasmas de las cuales seleccionó las 24 mejores. Habiendo hecho todo este esfuerzo decidió que que su trabajo no se echase a perder y editó un libro con 14 de esas 24 historias, las 14 que fueron las mejores de entre cientos.

Espero que estas historias de fantasmas les resulten espeluznantes. Que les den escalofríos y perturben sus pensamientos.

Opinión

Es un libro muy interesante, la verdad es que lo quería porque pensaba que eran historias escritas por Roald Dahl, pero no me ha decepcionado en absoluto. Hizo una selección sobresaliente y variada que abarca los distintos tipos de fantasmas y sus interacciones con lo humanos.

Personalmente creo que es un libro que se lee  muy fácil por el mero de hecho de ser una antología. Es ideal para intercalar con otras lecturas.

Lo más entrañable es que hay relatos capaces de aterrarnos, otros que nos dejan en un profundo estado de reflexión y otros que despiertan ternura entre nosotros. Ese, a mi parecer, es su rasgo más destacado.

Me quedo con ganas de leer las otras 10 historias!!

 

 


Prólogo

El prólogo de este libro es lo único escrito por Roald Dahl. En él nos cuenta más a fondo sobre su idea de la serie de televisión, los problemas que tuvo para seleccionar las 24 mejores y el error que cometieron que hizo que el proyecto no saliera adelante.

 

W. S. de L. P. Hartley

Un conocido escritor comienza a recibir postales de un extraño que firma con sus mismas iniciales que se le está acercando en una muda y terrible amenaza de un ajuste de cuentas.

¿Qué pasa cuando el ser más horripilante que te puedas imaginar está de pie frente a ti?

 

Harry de Rosemary Timperley

A todos nos suena alguna historia en que un niño adoptado no resulta ser el angelito que parecía. Pues en esta historia el problema no es la niña, sino Harry, su “amigo imaginario”.

Una mujer tiene que hacer frente al terror que le provoca el amigo imaginario de su hija adoptada. Poco a poco descubre el triste pasado de la niña, manchado de dolor y muerte y entiende la latente amenaza que encarna ese “amigo” de la niña.

 

La tienda la esquina de Cynthia Asquith

Un bonito relato cargado de esperanza y redención en el que el fantasma en cuestión no es un alma torturada sino una que pretende compensar el mal que hizo en vida ayudando a otros.

Todo sucede en una tienda de antigüedades cuyo aspecto cambia drásticamente dependiendo de la naturaleza de quién la regente en el momento.

Es un relato que pretende mostrar la bondad y la generosidad que hay inherentes en el ser humano.

 

En el metro de E. F. Benson

En este relato se abre una nueva posibilidad, la existencia de los fantasmas no solo de los muertos, sino también de los vivos. Lo que llaman un cuerpo astral. Se establecen las diferencias entre uno y otro, tanto en su propia esencia como en las sensaciones que transmiten a los que pueden verlos y también se trata de la mediumnidad.

Es un relato muy interesante que describe a la perfección las sensaciones producidas con entes del más allá, tanto que te hace pensar que el propio autor vivió algo parecido.

Por otra parte, empieza con un interesante concepto del tiempo, el espacio y la eternidad. Argumenta que nos cuesta comprender las dimensiones del tiempo y del espacio porque les ponemos límites, porque siempre pensamos “¿y antes?” o “¿y más allá?. Al pensar que no hay límite, que son eternos, ese problema desaparece.

 

Encuentro en Navidad de Rosemary Timperley

Este es un relato corto, muy corto, pero extremadamente preciso. No considero que lo que aparezca en él sea un fantasma como tal (o dos), sino la sombra de dos personas que pasan solas la Navidad y que quedan unidas a través de tiempo.

Una idea muy buena que abre un nuevo mundo de posibilidades para las historias de fantasmas en la que el tiempo es algo que pasa a segundo plano.

 

Elias y el Draug de Jonas Lie

Es un relato basado en una leyenda nórdica de un espíritu que surca los males y que se venga de aquellos que le pretenden algún mal. Este es el caso del protagonista que ignora las palabras de advertencia y pone a toda su familia en riesgo.

 

Compañeras de juegos de A. M. Burrage

Con este relato se nos demuestra que no todas las apariciones son intrínsecamente malvadas sino que pueden pretender hacer bien y ayudar a quienes las necesitan. Pero poder ver y oír fantasmas, aunque estos sean de buena naturaleza, abre posibilidades para nuevos encuentros que no tiene porque ser tan inofensivos ni agradables.

 

Las campanadas de Robert Aickman

Sin duda el relato que más me ha gustado, muy diferente a los otros ya que no trata de fantasmas incorpóreos sino de la resurrección de la carne. Una historia escalofriante que me hubiera gustado en un formato mucho más largo.

Una pareja de recién casados van de luna de miel a un pueblo costero en el que las campanas de todas las iglesias no deja de tañer durante horas. Um viejo huésped de su mismo hotel les revela la realidad de lo que esta ocurriendo y tienen poco tiempo para decidir qué hacer.

 

El teléfono de Mary Treadgold

Un relato muy breve y que me resulta muy difícil resumir sin destriparlo entero. Solo diré que hay un teléfono que conecta dos casa, dos personas y dos mundos muy distintos.

Lo más curioso es que es una historia de fantasmas en la que, como lector, nunca se llega a interactuar de forma directa con el fantasma.

 

El fantasma de una mano de J. Sheridan Le Fanu

Los habitantes de una mansión empiezan a tener vivencias paranormales y a ver una manos blanca y regordeta. los sucesos van a más llegando a influenciar e incluso enfermar a algunos de los personajes.

Lo más escalofriante de este relato es que cualquiera de nosotros, en una de esas noches en las que estamos solos y susceptibles hemos podido imaginarnos cosas como manos. Esto e slo que ha hecho que el relato me guste tanto.

 

El barrendero de A. M. Burrage

En este relato se explora la posibilidad de que un fantasma aceche a un vivo con una inherente amenaza de muerte. Es un relato interesante en el que se propone que las acciones que hacemos en vida nos pueden perseguir después de ella, una vez muertos.

Todos conocen el secreto y aun que están a salvo comparte en el terror de no poder hacer nada para detener el inexorable curso de las cosas.

 

Más tarde de Edith Warton

¿Qué pasa cuando al cruzarnos con un fantasma no somos capaces de identificar su verdadera naturaleza y lo confundimos con un hombre más? Esta pregunta es la que explora este relato. Todo ocurre en una casa embrujada, pero no al uso, en la que se aparecen fantasmas que los protagonistas no son capaces de identificar como tales hasta mucho tiempo después.

Estos fantasmas son capaces de mezclarse e interactuar con los vivos e incluso reclamar venganza.

 

Por la carreteare Brighton de Richard Middletonn

Un relato brevísimo que explora la posibilidad de que le fantasma no tenga conciencia de estar muerto. Al fin y al cabo, ¿acaso podemos afirmar absoluta con certeza cada mañana no haber muerto durante la noche?

 

La litera de arriba de F. Marion Crawford

Lo que hace este relato especial es que el protagonista puede interactuar físicamente con el fantasma, es decir, abre la posibilidad de que los vivos y los muertos interactúen de forma directa. Para rematar la historia, todo el relato transcurren en un barco en alta mar.

Contiene los puntos básicos previos a la aparición «estándar» de un fantasma: bajada de temperatura, aumento de la humedad, olor desagradable y objetos que se mueven sin explicación alguna. En resumen, un relato genial para cerrar la antología.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.