Pasamos el día en Fuente los Baños

Pasamos el día en Fuente los Baños

Por unos motivos ajenos a nuestra voluntad, el pasado fin de semana tuvimos que aplazar nuestro viaje a cuenca. Pero era puente y no podíamos simplemente quedarnos en casa sin hacer nada, por lo que decidimos coger el coche e ir a pasar el día a Fuente los Baños en Montanejos.

 

 

Ya había estado en el Salto de la Novia en Navajas, pero nunca en Montanejos y la verdad es que viendo las fotos del lugar no podía dejar escapar la oportunidad.

No importa cuan lejos estés, vale la pena coger el coche e ir al menos una vez.

Lo primero que tengo que decir es que la carretera para llegar, una vez abandonas la autovía, es una autentica pasada. Cientos de curvas se suceden una detrás de otra mostrándote una vista realmente espectacular. A esto hay que sumarle los punto que dan los preciosos colores del otoño a cualquier paraje natural

 

 

Una vez pasado el pueblo llegas al aparcamiento habilitado para este paraje (algo malo es que es todo zona azul y hay que pagar sí o sí). Hay un pequeño y llevadero camino que transcurre junto al río y conduce hasta la Fuente los Baños.

Todo el rato el paisaje es digno de admiración, pero llega a su culmen cuando llegas a la fuente. El agua adquiere un color azul verdoso que la hace súper llamativa, los árboles crecen a su alrededor en todos los tonos de verde, amarillo y naranja y el lago está bordeado por la alta pared, casi vertical, de una montaña. Creo que os hacéis una idea de lo mágico que parece todo.

 

 

Este es uno de los muchos parajes preciosos y espectaculares que tenemos en la comunidad valenciana y, por ello, también es uno de los más conocidos, lo que me lleva a hablar de las partes negativas que veo al respecto.

  • Por una parte, y más siendo puente, nos encontramos con muchísima gente allí. Es fácil llegar y no hay que andar mucho, por lo que grupos de gente de todo tipo van a pasar allí el día
  • Por ese mismo motivo hay mucha basura que se queda en el monte. Es realmente triste ver como tanta gente no se preocupa lo más mínimo por cuidar la naturaleza y no son capaces de recoger y dejarlo todo tal y como estaba (si no mejor) de cómo se lo habían encontrado.
  • Este es también el motivo de la contaminación acústica del lugar. Al parecer la gente no aprecia la bella melodía de la naturaleza y necesitan llevarse altavoces para poner música. Debo admitir que solo vi a un grupo que lo hiciera y que no tenían la música muy fuerte.
  • Y por último algo que no entiendo. Los árboles que bordeaban el sendero tenían una preciosa corteza blanca que cientos de parejas se habían esmerado en rajar con sus navajas para grabar sus iniciales, de modo que no quedaba ni un solo árbol con la corteza intacta. En serio, ¿cuánta gente va por ahí con navajas encima?

En fin, a pesar de todo esto es una visita que vale la pena y que todo el mundo debe hacer al menos una vez en la vida. Os aseguro que si vais no os arrepentiréis y os pido que siempre que decidáis pasar un día en la naturaleza tengáis el bonito detalle de recoger lo que habéis ensuciado y no dejar cosas que puedan contaminar el entorno.

 

 


 

Solo me queda enseñaros el vídeo que grabamos, que supongo que se aprecia aun mejor la belleza del lugar.

Espero que lo disfrutéis y que os suscribáis!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.