El muerto sin nombre

12. noviembre 2018 Relatos 4
El muerto sin nombre

Es curioso que, por más que me he esforzado, no he conseguido recordar nada. Desde que abrí los ojos (si es que acaso los tengo) en esta ominosa oscuridad que me engulle he estado intentando recordar cualquier cosa, pero nada ha acudido a mi frágil mente.

Aquí todo era eterno e inmutable, nada parecía cambiar, nada parecía importar; eso pensaba antes de que apareciera la luz. Un pequeño haz de luz pálida y brillante apareció en la distancia justo ante mis ojos y lo hizo de modo que no sería capaz de asegurar si se había encendido de pronto o si había estado allí todo el tiempo, pues su brillo era tan tenue que no conseguía iluminar nada en el negro abismo que me rodeaba.

Esa luz me llamaba y me seducía con su débil resplandor, me suplicaba e imploraba que fuera a alcanzarla; pero muy dentro de mí sabía que no podía hacerlo, que, si la alcanzaba, todo acabaría para siempre. Aun tenía algo por hacer.

Quería hablar, escribir o dibujar mis memorias; quería a alguien a quien contar esa historia que no soy capaz de recordar; solo quería gritar al viento que ya estoy muerto. O muerta, ya no lo recuerdo. Quería recuperar esa voz que me habían robado y poder, con ella, narrar mi vida para así invocar las memorias perdidas.

Oh! Pero esa dichosa luz empezó a parpadear casi imperceptiblemente anunciándome su irrefutable levedad. Sabía que debía alcanzarla y rendirme al olvido eterno, mas no podía hacerlo.

Quizás no era la única alma perdida en la oprimente oscuridad, quizás cientos de muertos sin nombre avanzaban a mi alrededor seducidos por la pureza de la luz que, poco a poco, se iba apagando. Si solo uno de ellos se parara a escuchar los gritos silenciados de mi ser podría avanzar y entregarme a la paz que la luz prometía. Pero, si allí realmente había alguien más, eran tan mudos y silenciosos como yo, puede que incluso invisibles, o puede que simplemente me acompañara la soledad.

La luz se desvanecía a una velocidad tal que me aterraba, mientras yo me esforzaba por recordar cualquier cosa que me sirviera para reforzarme en mi convicción de quedarme o, mejor, que me empujase a partir hacia la volátil luz. No me había dado cuenta hasta que había sido demasiado tarde de que esa simple luz había prendido la llama de la esperanza en lo más hondo de mi ser, no me había percatado hasta ese mismo instante de que la esperanza a la que me aferraba era quebradiza y que se estaba esfumando a la vez que la luz era consumida por la oscuridad.

Un pánico mayor que el que cualquier ser -vivo o muerto- haya experimentado jamás se apoderó de mí y, en un inútil y desesperado intento, partí hacia la luz que ya era casi imperceptible.

No lo conseguí. La luz se apagó ante mis ojos de la misma forma que había aparecido, dejándome con la sensación de no saber si realmente había estado alguna vez allí. Me quedé de nuevo a oscuras en aquel maldito averno, quizás para toda la eternidad.

 

Cuando abrí los ojos (si es que acaso los tenía) me hallé en la más profunda oscuridad. No era capaz de recordar quién o qué era, ni dónde estaba y ese abismo negro e inmutable que me envolvía no me ofrecía mucha ayuda.

Todo parecía eternamente idéntico hasta que me percaté de la presencia de una pálida y lejana luz que me seducía con su brillo sutil. Me llamaba a gritos y yo deseaba más que nada alcanzarla, pero por algún motivo sabía que esa luz significaba el final. ¿Cómo iba a entregarme a ella sin siquiera saber quién era?


Opiniones4

  • 1
    Ernes on 15 de noviembre de 2018 Responder

    Inmejorable!!!!
    Imagino que algo tiene que ver el Master de Redacción Literaria que estás haciendo, pero, sin duda es de lo mejor que he leído en tu blog.

    • 2
      moonlight lady on 15 de noviembre de 2018 Responder

      Muchísimas gracias! Sí, no solo estoy aprendiendo mucho sino que también me obliga a escribir más de seguido. Todo perfecto!

  • 3
    Chr on 14 de noviembre de 2018 Responder

    Me encanta !!!!!!!
    Un relato impresionante !!
    Bravo Chelo !

    • 4
      moonlight lady on 15 de noviembre de 2018 Responder

      Muchas gracias por tus palabras! ^-^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.