La casa en el confín de la Tierra – reseña del libro

La casa en el confín de la Tierra – reseña del libro

La casa en el confín de la Tierra es una novela corta de William Hope Hodgson. La novela pertenece al clásico género de la literatura gótica, aunque empieza a incluir las bases del terror cósmico que más adelante explotó Lovecraft.

Resumen

Dos viajeros que están de vacaciones en la Irlanda rural encuentran un extraño manuscrito en la ruinas de una casa misteriosa y remota. En él se cuenta la escalofriante historia de un ermitaño que habitó esa casa años atrás, sus tenebrosas vivencias en una casa maldita y fuera de toda lógica y razón.

 

Dividiría la novela en tres partes

  • Una primera en la que los protagonistas acuden a Irlanda de vacaciones, dan con la casa y encuentran el diario que se disponen a leer.
  • En la segunda parte los hecho suceden con tal velocidad y el estrés y la intriga son tales que te ves obligado a leer a la carrera. Sé que hay muchas cosas en esta parte que me he perdido, pero las ansias de seguir leyendo eran tales que no podía hacer más que devorar palabras.
  • Por último hay una tercera parte en la que el ritmo se detiene. Aquí empiezan a pasar cosas muy raras envueltas en una siniestra atmósfera de misterio que te lleva a leer cada párrafo un par de veces para comprenderlo todo bien.
  • El final del libro se regresa a la fase de lectura frenética y por último se vuelve a los personajes que leen el diario.

 

Es una obra dentro de la literatura gótica clásica que no es muy conocida y que, según mi humilde opinión, debería atribuírsele mucho más mérito.

La compré por casualidad en una súper oferta en la casa del libro y me alegro mucho de haberlo hecho. Antes de esto ni siquiera había escuchado su título.

Es una novela que requiere concentración para leerla y entenderlo todo, aunque apuesto que en una primera lectura muy poca gente sería capaz de pasar las páginas con calma. Yo desde luego la he leído de forma compulsiva.

Por primera vez en mucho tiempo me salté la parada del metro porque iban tan metida en la lectura que no me di ni cuenta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.