Un día en el Download Festival

04. julio 2019 Musica 0
Un día en el Download Festival

El pasado sábado, en plena ola de calor, estuvimos en Madrid para asistir al Download Festival aunque solo fuera un día. Era mi regalo de cumple, imaginad las ansias que tenía de ello desde marzo!

Voy a contaros un poco sobre la experiencia. También podéis ver un vídeo de IGTV en mi cuenta de instagram.

 

La odisea hasta el recinto

No exagero, tened en cuenta que no somos de Madrid y que no teníamos en mente lo grande que es la Caja Mágica.

El taxista nos dejó en el recinto, pero, al parecer, al extremo opuesto de la entrada. Nos tocó caminar más de 20 minutos bajo un sol abrasador y sin ni la más mínima sombra, hasta que dimos con la puerta.

Fue muy frustrante ir dando la vuelta al recinto, encontrando salidas de emergencia por las que no pudimos entrar.

Como resultado me quemé los labios y la raya del pelo y, posiblemente, esto fue el detonante de la lipotimia que me dio más tarde.

 

 

Amon Amarth

Este era el grupo que yo estaba deseando ver y no me decepcionaron en absoluto. Tienen un directo impecable, tanto la música como la voz superan a las grabaciones; tienen una fuerza brutal y además ofrecen un espectáculo genial con cambios de escenario, fuego y actuaciones.

Me encantaría poder verlos de nuevo, pero esta vez en la intimidad de una sala de conciertos.

 

Slipknot

Este es el grupo por el que Jon quería ir al festival. Yo no los he escuchado demasiado, pero lo primero que quiero destacar es su espectacular capacidad de convocatoria. Podría decirse que el 99% de la gente que acudió al festival dejó lo que estaba haciendo para verlos tocar. Miles de personas apretadas gritando y saltando a pesar del calor, movidos por la emoción de verlos en directo. Fue un momento mágico.

Por desgracia y por mi culpa tuvimos que alejarnos de la multitud antes de que acabara el concierto y nos perdimos un par de canciones.

 

Un golpe de calor

No sé si fue por el largo paseo al sol antes de entrar al recinto, por los 40º de calor seco que hizo hasta bien entrada la tarde o por el calor acumulado en el asfalto que empezó a salir al ponerse el sol, pero me dio un golpe de calor.

Al final del concierto de Slipknot empecé a sentir ese malestar y ese sudor frío que te advierte de que te vas a desmayar. Por suerte Jon lo notó y nos alejamos un poco. Sentada en el suelo y respirando “aire fresco” se me pasó rápido.

 

 

Puede que penséis que, con todo esto, ya debo de haber tenido suficiente festival para mucho tiempo, pero no es así. Me lo pasé genial a pesar del calor, del sol y del mareo y sin duda volvería. De momento ya espero con ansias que llegue agosto para ir al Leyendas!!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.