Siempre hemos vivido en el castillo – reseña del libro

Siempre hemos vivido en el castillo – reseña del libro

Hoy vengo a hablaros sobre la novela de Shirley Jackson Siempre hemos vivido en el castillo.

Varias personas me habían recomendado insistentemente que lo leyera y al final me he lanzado a ello. Antes de ponerme a hablar sobre él solo os diré que me ha enganchado tanto como para llevármelo a la piscina o de festival (así a acabado el pobre).

 

Sobre la autora

Shirley Jackson fue una escritora americana de terror y misterio. A mi parecer una de las escritoras más infravaloradas que, por su trabajo literario llegó a ser llamada bruja.

Es posible que os suene su nombre por la serie de Netflix La maldición de Hill House, o puede que, aun habiendo visto la serie, no sepáis que está basada en uno de sus libros.

En fin es una escritora que merece mucho más mérito del que se atribuye.

 

Sobre el libro

Como habréis visto en las fotos, yo me lo he leído en inglés. Siempre he dicho que, a ser posible, los clásicos deben leerse en su idioma original.

El libro lo compre en The book depository. Es una bonita edición en tapa blanda muy económica, adornada con bordes irregulares que, sin embargo, hacen que pasar las páginas sea una tarea difícil.

 

 

Sinopsis

Mary Katherine y su hermana Constance viven solas, junto con su tío, en la mansión familiar que vio morir a todos sus parientes. La gente del pueblo los odia pero a ellos nos es importa porque son felices en su aislamiento.

Su paz se ve perturbada por la llegada de un pariente y Merricat debe devolver todo a su orden.

“I can’t help it when people are frightened,» says Merricat. «I always want to frighten them more.”

 

Opinión

Personalmente el libro me ha gustado mucho, es una historia diferente que ha servido de inspiración para muchas otras.

Los personajes son únicos y cada uno de ellos lidia con un trastorno psicológico diferente que les impide llevar una vida normal; desde no poder salir de casa hasta la necesidad de enterrar cosas compulsivamente.

Nunca antes me había metido tanto en una historia y al leer esta me he convertido en Merricat. He odiado a la gente que ella odiaba, he deseado muertes tanto como ella e, incluso, he sentido ganas de enterrar cosas. Que un libro consiga esto me parece mágico.

En resumen, es un libro que vale la pena leer, una historia diferente y una buena forma de entrar en contacto con la obra de Shirley Jackson.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.